Directiva de cancerígenos. Situación actual

 directiva de cancerígenos

En el año 2019 finalizó la campaña que la Agencia para al Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) le dedicó dentro del marco de «trabajos saludables» a las sustancias peligrosas. El cáncer es la primera cusa de muerte relacionada con el trabajo. Como resultado 100.000 muertes al año. Veamos la directiva de cancerígenos.

La percepción del riesgo cuando hablamos de cancerígenos y en particular de agentes químicos es muy baja. La aparición de la enfermedad no es inmediata. Pasan muchos años desde la primera exposición hasta que aparece su efecto. Además hay otros factores no laborales sino ambientales y personales que influyen en su aparición. Todo esto complica la asociación exposición con enfermedad.

Por lo tanto ¿cómo debemos actuar?

Modificando la normativa con legislación más estricta e implicación de las empresas. Muchos trabajadores no saben que están trabajando con cancerígenos.

Dotando de buenas prácticas y ofreciendo soluciones.

La Comisión Europea está modificando en varios bloques la normativa relacionada con cancerígenos y mutágenos. Directiva de cancerígenos (2004/37/CE). Una primera propuesta de modificación ha sido la 2017/2398 y en el año 2019 dos nuevas propuestas de modificación: 2019/130 y 2019/933. Pendiente una cuarta propuesta de modificación.

¿Qué incluye cada una de las directivas?

El RD 665/1997 se refiere a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes químicos y mutágenos. Traspone la directiva de cancerígenos a la legislación española. Incluye en su anexo III tres valores límite vinculantes: benceno, cloruro vinilo y polvo de maderas duras.

Con la primera modificación se incluyen 11 valores límite: Cr(+VI), polvo sílice cristalina respirable, óxido de etileno y modifica el valor límite para el polvo de maderas duras y cloruro de vinilo monómero.

En la segunda modificación se incluyen otros seis valores límite vinculantes (emisiones de motor de diesel).

Y la tercera modificación se incluyen otros 5 valores límite vinculantes (cadmio, berilio y formaldehido).

Queda pendiente una cuarta modificación que incluirá dos nuevos valores límite y modificará el valor límite del benceno.

Los agentes cancerígenos no son solo los que están clasificados en el reglamento CLP. Durante los procesos laborales se generan agentes que no están dentro del ámbito de aplicacion de REACH y CLP porque no se comercializan, pero sí tienen efectos cancerígenos.

En el anexo del RD 665/97 aparecen cinco situaciones: fabricación de auramina, exposición a hidrocarburos, matas de niquel, alcohol isopropílico y polvo de maderas duras. A estos hay que añadirle el polvo respirable de sílice cristalina debido a la primera modificación. Además la exposición cutánea a aceites usados previamente en motores de combustión y la exposición a las emisiones de motores diesel.

Por lo tanto los plazos para cumplir estas modificaciones serían el 17 de enero de 2020 para la UE 2017/398, 21 de febrero de 2021 para la UE 2019/130 y 11 de julio de 2021 para la UE 2019/933. Debido a que hay sectores que no están en condiciones de cumplir en un corto período de tiempo se establecen medidas transitorias.

Compromisos de la Unión Europea

  • Valorar la revisión de la emisión de polvo de sílice cristalina respirable.
  • Introducir dentro de la directiva a los tóxicos para la reproducción 1A y 1B.
  • Establecer una valor límite vinculante biológico para el cadmio y sus compuestos orgánicos. Complemento del VLA.
  • Modificar la directiva para incluir dentro de su ámbito de aplicación los citotóxicos.

Valor límite ambiental en cancerígenos

Recordando la definición de valor límite como aquel valor que se cree pueden estar expuestos los trabajadores día tras día sin daño. Al hablar de cancerígenos no es aplicable como tal. En cancerígenos y mutágenos no es posible establecer una valor por debajo del cual la exposición es segura. Estar por debajo del valor límite no elimina el riesgo lo minimiza.

El RD 665/97 y la directiva de cancerígenos dicen que si existe exposición a un agente cancerígeno:

  1. Sustituirlo por otro que no sea peligroso o menos peligroso.
  2. Trabajar en un sistema cerrado
  3. Disminuir la exposición al nivel más bajo posible
  4. No superar el valor límite.

Además de la modificación de la normativa la Comisión Europea también sensibiliza e informa a los trabajadores sobre los riesgos. Participando en la hoja de ruta de cancerígenos difundiendo información sobre estas sustancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *