Mascarilla de protección: tipos, características, utilización y mantenimiento

mascarilla

El SARS COV-2 está provocando un problema de salud pública y de seguridad y salud en general, incluido la laboral. La OMS no promuve de forma clara su uso y el Gobierno tampoco es claro en fomentar de forma generalizada el uso de mascarilla. El mensaje de uso va cambiando. A pesar de que no haya contundencia su uso es positivo.

En este artículo vamos a ver la inhalación de agentes infecciosos. Desde el punto de vista de la protección respiratoria un agente infeccioso se considera como una partícula. Por este motivo la OMS, UE y Ministerio de Sanidad indican el uso de mascarillas contra partículas.

La protección respiratoria generalmente recomendada para los profesionales de la salud que pueden estar en contacto a menos de dos metros con casos posibles, probables o confirmados es una mascarilla autofiltrante tipo FFP2 o media máscara provista con filtro contra partículas P2.

Cuando de la evaluación de riesgos se derive que en el desarrollo de la actividad se realicen procedimientos asistenciales en los que se pueden generar aerosoles en concentraciones elevadas y no se pueda mantener la distancia de seguridad, se recomienda el uso por el personal sanitario de mascarillas autofiltrantes contra partículas FFP3 o media máscara provista con filtro contra partículas P3.

Mascarillas autofiltrantes (UE-EN-149)

Son mascarillas que cubren la nariz, boca y barbilla con o sin válvula de inhalación con o sin válvula de exhalación. Consta en su mayor parte de material filtrante o incluye un adaptador facial con filtros inseparables.

En la mascarilla sin válvula durante la inhalación y exhalación el aire pasa por el material filtrante. Mientras que en la que tiene válvula al inhalar, la válvula se cerrará obligando al aire a entrar por el material filtrante. Al exhalar el aire saldrá por la válvula sin filtrar. Estas no se recomiendan a personas contagiadas o con sospecha.

La norma establece por un lado la penetración máxima del agente infeccioso y por otro lado la fuga total hacia el exterior. En función de ello se clasifican en FFP1, FFP2 y FFP3. Por ello la mascarilla debe ajustarse a la cara. Recordando que respiramos en la zona de respiración que es la semiesfera de 30 cm alrededor de la zona de respiración.

El marcado de una mascarilla certificada es CE yyyy – FFP3 – NR – D, donde CE es que cumple con el reglamento e yyyy es el organismo notificado que realiza el control de la mascarilla. El reglamento establece 3 categorías para los EPI. Si son equipos diseñados para un riesgo grave (EPI 3) no solamente se tiene que hacer una certificación inicial sino que periodicamente (una vez al año) están obligados a a un control y evaluación de la conformidad para comprobar que se mantiene la seguridad.

NR indica que no es reutilizable (solo R sería reutilizable). Y D indica que ha sido sometido a un ensayo general de obstrucción con polvo de dolomita. Se trata de colmatar la mascarilla y comprobar la resistencia que ofrece a la respiración.

Frases como «usar la mascarilla no vale para nada porque el virus es más pequeño». Si la mascarilla fuese un tamiz podría pasar por la luz del tamiz. el material de los filtros no funcionan como un tamiz. Dejan huecos pero muy pequeños. Por ello a medida que se colmata costará más respirar porque no deja pasar el aire.

Los mecanismos de filtración son material fibroso que no responden como un tamizado. Las partículas grandes quedan porque no pueden pasar pero las pequeñas también. Por diferentes mecanismos: difusión, atracción electrostática, tamizado, impacto inercial, intercepción, difusión, atracción electrostática. Según el tamaño de partícula será uno u otro. Hay un tamaño lo suficientemente grande como para que el mecanismo de difusión no sea predominante pero lo suficientemente pequeño como para que los mecanismos de impacto inercial o intercepción sean predominantes. Ese tamaño que es el más penetrante – 0,3 micras – quedan retenidas por difusión.

La situación ideal es que el personal sanitario use la mascarilla y después la deseche como residuo biológico. Pero la demanda hoy en día es tan grande que no hay mascarillas con certificado CE. Se trata ahora de garantizar un mínimo de protección con recomendaciones de la UE. Ante la escasez, cuando la distancia sea superior a 2 metros se prioriza no usar mascarilla. Entre uno y dos metros emplear mascarilla quirúrgica. Por debajo de un metro, mascarilla quirúrgica o protección FP2.

Producto sanitario. UNE -EN 14683: 2019 +AC

Se trata de una mascarilla que cubre nariz y boca. Proporciona una barrera de transmisión directa de agentes infecciosos de la persona portadora al paciente o ambiente de trabajo. Estas mascarillas no se ensayan con agentes biológicos, están pensadas para ambientes industriales. A medida que una mascarilla se colmata las respiración será más difícil y habrá que sustituirla por dificultad para respirar. En un quirófano no se colmata por el ambiente estéril. Estas mascarillas pueden usarse del derecho o del revés. Hay tres tipos de mascarillas atendiendo a su capacidad de filtración y respirabilidad. El tipo I solo debe ser utilizado por pacientes y otras personas para evitar la expansión de las infecciones. El tipo I no está indicado para personal sanitario en quirófanos o instalaciones médicas similares.

Mascarilla higiénica.

No son EPI ni producto sanitario. No tienen marcado CE. La mascarilla higiénica complementa otras medidas como el distanciamiento de seguridad y la higiene de manos. Esta mascarilla es recomendable cunado haya afluencia de gente. Unas especificaciones UNE indican como deben ser fabricadas. Es por tanto una especificación UNE no una norma. El gobierno no obliga pero si aconseja. Las reutilizables pueden ser lavadas, a la temperatura de 60º el virus se inactiva y podrán lavarse tantas veces como indique el fabricante.

La orden SND / 354 de 19 de abril, establece las medidas excepcionales para garantizar el acceso de la población a los productos de uso recomendado como medidas higiénicas para la prevención de contagios por el COVID 19. A las mascarillas higiénicas desechables se les pide una eficacia de protección del 95% y a las reutilizables no inferior al 90%. Cuando usar una mascarilla higiénica: a) una persona sana solo necesita una mascarilla si atiende a alguien en quien se sospeche de infección. b) si estornuda con frecuencia. c) apreder a usarla de forma adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *